3 Imprevistos que Nunca Añades al Precio de un Video Corporativo

La típica pregunta a la que nos enfrentamos es ¿Cual es el precio de un video corporativo?

Quienes estamos dedicados a la realización de videos corporativos, por lo general y para no perder los clientes que nos llegan, hacemos lo posible por optimizar y minimizar lo más posible los costes, pensando en que el presupuesto sea atractivo a nuestro cliente y así ganar su aceptación y que nos contrate inmediatamente.

Pero, en el afán por conseguir este objetivo, dejamos de considerar algunos pequeños aspectos que podrían de primera intención no ser demasiado importantes, pero que al momento de presentarse, nos provoca un gasto extra que tenemos que afrontar casi siempre de nuestro bolsillo y en ocasiones en lugar de obtener una ganancia, salimos perdiendo.

Para que esto no te suceda, he decidido compartir contigo estos pequeños detalles que no son tomados en cuenta a la hora de determinar el precio de un video corporativo.

Precio de un video corporativo, 3 Imprevistos pocas veces añadidos…

1.- Gastos por Desplazamientos

Pocas veces pensamos en los gastos que genera movilizar el equipo a las locaciones donde se va a grabar el video corporativo, tampoco tomamos en consideración si tenemos que ir por el equipo artístico que se ha contratado e incluso los movimientos que hacemos desde nuestra oficina a las oficinas de la empresa con la que se va a trabajar, etc.

Todos esos detalles deben tomarse en cuenta para añadirlos al precio de un video corporativo, pues por mínimos que parezcan, al final, son un pico bastante interesante y se debe incluir para evitar pérdidas.

2.- Gastos Imprevistos

No siempre existen estos tipos de gastos, pero es mejor estar preparados por si se presentan, por ejemplo, cuando vas a grabar en una locación al aire libre, muchas veces tienes que aparcar en estacionamientos de pago, y, ¿quién paga esto?, debe ir incluido en el precio de un video corporativo, porque es parte de, no puedes pensar que esto corre por tu cuenta porque simplemente es dinero que en lugar de sumar restará al final del trabajo.

Como dije antes, no siempre será necesario este tipo de gastos, pero es mejor estar preparados, es mucho mejor al final del proyecto decir al cliente que puedes incluso bajar el precio del trabajo final, que decirle que tiene que pagar más dinero por el video corporativo.

3.- Cotizaciones Mínimas

Nuestros equipos requieren siempre de repuestos por ejemplo, pilas para las cámaras, rollos de cintas, también se requiere de productos como botellas de agua o un café para quienes están trabajando en el proyecto, etc.

Son quizá detalles mínimos pero que producen un gasto y deben estar incluidos en el precio de un video corporativo.

Si antes no añadías estos imprevistos a tus cotizaciones, es tiempo de tomar este consejo para que tus ganancias mejoren.

Si tienes alguna duda déjame un comentario.

También te puede interesar

Deja un comentario