Eran de Colombia, estaban en USA y rodamos en Extremadura

Productora de videos online, lo que ahora es normal.

 

Te voy a explicar cómo lo hago para producir contenidos a distancia o ser una productora de videos online, algo que llevo haciendo desde 2013 pero antes te pongo en contexto. Salomoney, así se llama la app de mi amigo Sebastián Foliaco, un emprendedor digital que se dedica a las finanzas personales. Se trata de una app que te ayuda a controlar tus gastos y conocer tus posibilidades financieras. 

 

Oye, Alberto, quiero hacer un vídeo para promocionar mi app. Me gustaría que fuera un vídeo que explicase lo que hace la app y que llevara tráfico hacia la misma.

Esas fueron las palabras de Sebastián en una reunión por videoconferencia. Él en Colombia y yo en mi oficina en plena naturaleza situada en un pequeño pueblo al sur de Extremadura. La reunión fue a las 17:00 hora española y 10:00 am hora colombiana. He de reconocer que para ser latino fue muy puntual siempre que nos reunimos. Algo muy común en los emprendedores digitales y que es de agradecer. Aunque vive en Chía, su empresa está afincada en USA. 

 

A simple vista, ser una productora de videos online y rodar una pieza audiovisual con esos ingredientes parece todo un reto pero, como todo en la vida, se puede mejorar. Así que después de plantear un concepto creativo que le daba la vuelta a una comunicación estándar en este tipo de apps decidí que la estrategia partiera de USA. O lo que viene a ser: Sebastián, vamos a rodar el vídeo en inglés y subtitularlo en español. Por si ya no estaba complicado el asunto.

 

La idea de rodar el vídeo en inglés nativo surge de mi paso por la incubadora de negocios del TEC de Monterrey. Allí me enseñaron que todo lo que venía de USA era muy atractivo para los latinos. Si le queremos poner un nombre a eso sería Malinchismo. También he de sentirme agradecido por haber podido estar con ellos y aprender que no hay barreras. Desde 2015 me he convertido en una productora de videos online.

 

Bien, la situación ahora era la siguiente. Había que rodar un vídeo que explicase las ventajas de la app y que hiciera un CTA o llamada a la acción a descargarse la aplicación. Pero mi cliente estaba en Colombia y su empresa en USA. Había que rodar en un pueblo de 7 mil habitantes y con americanos nativos en inglés porque soy muy fiel de lo real. 

 

El concepto creativo que usé se basaba en una reunión de personas con problemas similares que buscan ayuda entre ellos. Porque de la manera tradicional, una app de este estilo tendría un vídeo que hablara cosas del tipo: ¿Tienes deudas? usa esta app para salir de ella porque tiene estas ventajas… la una y la otra. A ver, si somos honestos, este tipo de copys sólo atrae a gente de low tickets y buscábamos que la app fuera funcional para gente que quisiera invertir y ordenar sus finanzas porque la app tiene un costo mensual. Entonces habría que hablar de otras aspiraciones. Pues eso, los protagonistas de la historia expresarían su situación de estar fuera de deudas y alcanzar sus metas financieras como si fuera un problema porque cuando escuchamos a alguien hablar de que no tener deudas es un problema se nos enciende la bombilla y automáticamente pensamos: ¡Jo!, ¡ya quisiera yo no tener deudas!.

 

Como cualquier productora de videos online que se precie y esté acostumbrada a trabajar en varios idiomas, primero hice el guión en Castellano, luego lo adapté al latino y después al inglés americano. 

 

Cuando se aprobó el guión me puse en contacto con mi amigo Nacho, el director de fotografía que trabajaría conmigo en la producción de Salomoney y que ya lo había hecho en otras ocasiones anteriores. Vimos el tipo de fotografía que íbamos a usar y nos pusimos a buscar una localización que se adaptara a lo que queríamos contar. Nacho tenía en la cabeza la típica oficina americana con moqueta y diáfana en lo alto de un rascacielos, algo imposible de encontrar en Extremadura. Intenté pedir permiso en unas oficinas de un banco en la ciudad de Badajoz pero me lo negaron porque usaría sus instalaciones para rodar un vídeo que promocionaba una app que servía para todo lo contrario que ofertaban ellos. ¡Ouch! ¡qué desastre! Para que veas que somos humanos y que también cometemos errores cuando queremos hacer nuestro trabajo lo mejor posible. Pero como siempre tengo un as en la manga, debajo de mi oficina hay un taller que se usa para dar formación, en ese tiempo a soldadores. Es diáfano, con luces fluorescentes en el techo y con tonalidades verdes. Justo los mismos colores que la marca de la app. Pude conseguir los permisos sin complicaciones pero lo gordo venía después: Traer a cinco nativos americanos al pueblo para rodar un corto publicitario. 

 

¿De dónde crees que saqué a los americanos nativos? Sí, eso mismo que estabas pensando, una campaña de ads en facebook del tipo: buscamos americanos nativos. Ser una productora de videos online tiene eso, que usas la digitalización para sacarle partido y simplificar todo el proceso. 

 

Hice una segmentación por Norteamericanos que estuvieran de paso en Badajoz o vivieran allí y me aparecieron unos 1000 resultados, de ahí tenía que filtrar por edad y por los rasgos que se ajustaran a lo que buscábamos para la marca. Así que, con poco presupuesto, comencé a recibir mensajes privados con fotos y solicitando información. Incluso había un candidato en mi pueblo, Robert. 

 

Recuerdo que quedamos para comer en la franquicia de 100 Montaditos y allí les expliqué cuál era el proyecto y qué es lo que tenían que decir. No eran actores, eran norteamericanos que estaban en España con una beca para dar clases de inglés y cosas así. Pero como he trabajado poco con actores y estoy acostumbrado a conseguir un buen acting con personas que nada que ver tienen con la cinematografía comprendieron perfectamente cómo debían hacerlo. Este es uno de los retos a los que nos enfrentamos todos los que nos hemos convertido en una productora de videos online, no siempre hay actores donde nos toca rodar.

 

Días antes del rodaje se me ocurrió meter una figuración más para representar el papel de banquero y acudí a mi amigo Antonio con el que ya había trabajado en otros proyectos y que no tenía ni idea de inglés además de la genial idea de retransmitir en directo el rodaje vía youtube para que Sebastián lo pudiera seguir desde Colombia. Ventajas de ser una productora de videos online

 

El rodaje duró una mañana de domingo. Los norteamericanos se lo tomaron muy en serio e incluso hicieron aportaciones al guión para darle más realismo. Usamos un 70-200mm para desenfocar todo lo posible el fondo y microfonamos uno por uno a todos los participantes en el rodaje. Los mismo que estuvieron repitiendo una y otra vez la conversación mientras recogíamos diferentes ángulos con la cámara. 

 

Y como no podía ser de otra manera, después del montaje y la postproducción, usamos un sistema de los muchos que existen para enviar el máster y las versiones para las distintas redes a Sebastián. Porque no es sólo un vídeo, es una estrategia y como tal puede contener varias versiones dependiendo de la usabilidad que vaya a tener y de la red social a la que vaya destinado. 

 

La moraleja de todo esto es que no debe haber barreras para ser una productora de videos online, que se puede producir contenidos a distancia y que lo llevo haciendo desde 2015 porque vivo en una tierra con muchos recursos para poder hacerlo. Lo único que se necesita es tener un concepto creativo dentro de una estrategia que llame la atención que nos ayude a encontrar el camino para saber qué quieres contar, cómo lo quieres contar, cuándo lo quieres contar, a quién se lo quieres contar o dónde lo quieres contar pero que lo importante aquí es partir del por qué lo quieres contar.

También te puede interesar

Deja un comentario