La Estrategia de Stroytelling con la que Hyenuk Chu cambió 1 millón de vidas

Estrategia de Storytelling, esta es la clave de todo.

Estrategia de Storytelling para ayudar a los demás.

 

Rara es la ocasión en la que, al coincidir con amigos en común entre Hyenuk Chu y un servidor, no escucho comentarios del tipo: ¡Qué buena estrategia de storytelling creaste con Hyenuk!, lo que ha conseguido ayudar con ese vídeo es una brutalidad, ya le ha cambiado la vida por lo menos a 1 millón de personas… Sin embargo, cuando hablo con Hyenuk su respuesta es totalmente diferente: Algo más de un millón y subiendo, Alberto. 

Así que hoy voy a desvelar la verdad de lo sucedido.

Recuerdo que conocí a Hyenuk Chu en Tampa, Florida allá por el 2015. Allí hice muy buenos amigos que más tarde me situarían en varias partes del mundo. 

Hyenuk Chu era un desconocido por aquel entonces, sus rasgos orientales y diferentes pasaban desapercibidos, pues todo el mundo grababa contenidos con el resto de asistentes, entrevistas, reviews o planeaban proyectos en conjunto pero nadie ponía la vista en él. Sin embargo tuve el honor de tenerlo como asistente en una masterclass en directo y en vivo donde mostraba cómo hacía un vídeo, desde el rodaje hasta la terminación. Y eso a él “le hizo clic”. 

Dos semanas después de mi regreso a España recibo un mensaje suyo por Facebook: “Hola Alberto, ¿cómo estás? Viajo a Madrid en unos días y me gustaría verte. Dicho y hecho. Nos organizamos y quedamos para comer en La Gran Vía donde conocí a su familia y un poco más de su historia. Después de mi plato combinado de huevos fritos y espaguetis, llegando al postre me propuso hacer una estrategia de storytelling para el vídeo de lanzamiento de su proyecto para ayudar a los demás. Le gustó lo que había conocido de mi en Florida y sabía que yo era clave para ayudarle a ayudar. -Regreso en Navidad a España y me gustaría aprovechar mi visita para contar mi historia- añadió. 

Cuando llegó la fecha nos pusimos a pensar cómo sería su historia, su vídeo, el que le ayudaría a mostrarle como un ser humano corriente y con una historia honesta que lo presentara como la persona que mejor podía ayudar a los que se encontraran en la misma situación por la que pasó él. -Alberto, ¿qué crees que sería lo mejor?- Sin duda, contar tu historia de verdad, respondí. Y en lugar de hacer vídeos largos de 20 minutos, vamos a hacerlos cortos. -¡Wow!, pero eso no lo ha hecho nadie que conozcamos, respondió Hyenuk Chu. Lo sé, pero si queremos ser originales y llamar la atención tenemos que comenzar por hacer algo diferente. Sé que suena redundante pero es así. 

Vamos al lío, ¿Cuál fue la estrategia de storytelling? Pues como suelo hacer con todos los vídeos, primero con un briefing y luego con la adaptación del mismo a la historia con el fin de contar lo que se necesita saber para que el vídeo acabe siendo un CTA o llamada a la acción y que sus seguidores conectaran emocionalmente con mi amigo Hyenuk Chu.

Trabajar con él es trabajar con la improvisación, a veces. Aquello de madurar la idea, trabajar en un concepto creativo, un guión y organizar un rodaje, ¿para qué?. Así que en la habitación de mi hotel le puse un micro y le apunté con mi Canon 7D y un 50mm. Para muchos aquella cámara debía ser la súper cámara mágica que todo lo hace porque cuando veían mis trabajos sólo sabían hacerme una pregunta, ¿con qué cámara lo has hecho?, como si esta llevara un dispositivo al lado del botón de grabar que activase el modo “mega vídeo” y ella solita armara una producción con su creatividad, su guión y todo. En fin… por suerte ya no sucede.

Retomando, con el micro puesto y la cámara apuntando me contó su historia. Creo que recogí más de 40 minutos de brutos para luego trabajar en un posible guión y sintetizar todo aquello en una estrategia de storytelling de 3 vídeos de apenas uno o dos minutos de duración. 

A ver, Chu, si el dolor de está en tener deudas, en el primer vídeo vamos a hablar de cómo alcanzaste el éxito siendo directivo en Hyundai y cómo el fracaso llegó después de estar en la cima para que el espectador se vea identificado. Así que cuéntamelo de esta forma y con estas palabras. Y como tu historia comienza desde lo más alto, haremos una secuencia donde sales de un hotel lujoso y te adentras en el metro para bajar al andén más profundo. Pero para crear más tensión tenemos que conseguir grabar una escena en la que tú bajas por una escalera en solitario mientras que en la de al lado todo el mundo sube porque aquí quiero transmitir lo que se sufre cuando uno se hunde mientras ve que a nuestro alrededor  todos crecen y salen adelante. ¡Ostras! conseguir eso en el metro de Madrid nos llevó bastante tiempo porque no podíamos cortar los accesos y siempre se nos colaba alguien por la escalera. Y cuando no se colaba alguien había que repetir el plano porque no me acababa de convencer el resultado. Pero Hyenuk se mostraba paciente y volvía a subir las escaleras una y otra vez hasta que salió como queríamos.

 

 

En el segundo vídeo vamos a reflejar la soledad, cuando te quedas sin ayuda de nadie, durmiendo en un garaje con tus dos hijos y sin apenas nada que comer. Pero hay que añadir una conexión emocional con el espectador cuando narras la llamada de un pastor para ofrecerte ayuda. Debes contar exactamente que nunca cogías las llamadas porque siempre te llamaba alguien para reclamar las deudas. A todos nos ha pasado alguna vez. Y esta fue la mejor forma de pasar varias horas saltando de un vagón de metro a otro para tener planos desde fuera, desde dentro, de la gente saliendo para mostrar que, poco a poco, Hyenuk Chu se fue quedando solo hasta llegar al final de la línea.

 

 

La llamada de la suerte, decía al final de este segundo vídeo… Años más tarde pude observar como en un salón 500 personas levantaban la mano a la vez cuando Hyenuk Chu preguntaba: ¿Quién está esperando esa llamada de la suerte ahora mismo?. Querido espectador, dime si en ese momento todo aquel que estaba viendo ese vídeo en aquel salón y levantaba la mano no estaría dispuesto a dejarse ayudar por Hyenuk Chu para salir del bache. Pero no era el momento para cambiar vidas, había que dar un paso más y mostrar un tercer vídeo donde provocar que las emociones estallasen como un volcán en erupción.

Para el tercero recurrimos al efecto sorpresa para acabar de romper el corazón y colocar el dinero en tercera o cuarta prioridad en la vida de los espectadores. Localizamos una zona de Madrid, el parque del Cerro de Tío Pío, donde uno puede subir pequeñas “tetas”, como se le conoce en términos generales, para observar toda la ciudad. Las vistas son espectaculares pero he de confesar que cada vez que grabamos en exteriores con Hyenuk Chu una maldición se cierne sobre nosotros y siempre nos toca rodar con nubes negras que generan mucho contraste entre el sol y la sombra. Y no se trata de algo que sólo sucedió en este vídeo, en los siguientes también. En este último había que hacer una llamada a la acción donde Hyenuk hacía un breve recorrido por el desenlace de su historia para contar que se dejó ayudar para salir adelante. ¿Adivinas cuál fue su llamada a la acción? ¡Efectivamente!, ¡Déjate ayudar!.

 

 

Fueron 3 días maravillosos junto a la familia de Hyenuk Chu, donde aprendí mucho y sus hijos pudieron conocer al fin la nieve. La vida te sorprende y te devuelve las buenas acciones cuando uno piensa en ayudar a los demás.

El vídeo ya estaba rodado, ahora tocaba la edición. Recuerdo aquella época como el comienzo de una de las más duras que he vivido y de la que más he aprendido. Quizá por eso mi estado de ánimo puede verse reflejado en el montaje, en la música y en la forma de hilar el mensaje. Y quizá ayudara muchísimo al éxito del vídeo. Digo ayudara porque el vídeo es la punta del iceberg. 

Y aquí es donde ahora te revelo la verdad, verdadera. Hyenuk Chu no cambió más de un millón de vidas sólo con un vídeo. Lo consiguió gracias a que armamos una estrategia de storytelling audiovisual dentro de sus eventos de 3 días, donde combinaba lo presencial para dar esa información interesante para sus seguidores y cerrar cada día con uno de los vídeos que, curiosamente, contaban con un gancho estratégico que incitaba a ver el siguiente provocando así que los asistentes conectaran con Hyenuk Chu de una forma muy heavy

 

 

Definitivamente, y volviendo a ser honesto, no existe la suerte. Hyenuk Chu es una persona que conecta muy bien con su público y a mí se me da bien transformar una historia para que cumpla un objetivo. Pero la clave de todo está siempre en tener una estrategia de storytelling porque lo difícil no es saber qué quieres contar, cómo lo quieres contar, cuándo lo quieres contar, a quién se lo quieres contar o dónde lo quieres contar, lo difícil es entender por qué lo quieres contar.

También te puede interesar

Deja un comentario