Cómo ser el referente del sector ante los ojos de los demás

Cuesta mucho trabajo levantar un negocio, sacarlo adelante y mantenerlo a flote y en crecimiento. Es una tarea titánica que se desconoce por completo. Eso nos hace ser el referente del sector. Lo hacemos, sí, somos referentes pero no lo comunicamos. ¿Por qué? ¿Qué se nos pasa por la cabeza para no contarlo? o tal vez es mayor la dificultad para decirlo y por eso supone una barrera para muchos gerentes y empresarios.

 

Si te ves reflejado en estas palabras no te asustes, no eres el único ni mucho menos. Todos los días me encuentro con empresas maravillosas que dan de comer a miles de familias y son auténticos referentes pero no suelen ser los que mejor lo comunican. Como venden, facturan y crecen con sus procesos pues ¿para qué contarlo?, ¿verdad?

 

El caso es que, aunque no lo parece, comunicar suele ser una gran necesidad para todas las empresas porque quizá no necesites promocionar tus productos porque ya vendes, o no necesites dar a conocer un servicio porque ya tienes la demanda suficiente pero sí que puedes necesitarlo si cumples una labor social como la de una cooperativa o pretendes hacer un homenaje a tus trabajadores o incluso ampliar tu capital para seguir creciendo y llegar a nuevos mercados emergentes. Pero ¿cómo ser el referente del sector?

 

Creando un vídeo emocional que cuente tu historia. No hay más. Bueno, sí, en realidad esa es la punta del iceberg porque todo debe estar dentro de una estrategia de storytelling

 

Si me conoces un poco sabrás que soy muy de contar historias. Y por esa misma razón voy a contarte la historia de cómo posicionamos a una cooperativa como Viñaoliva para ser el referente del sector.

 

Antes de nada y perdona si suela vulgar, aclarar que ser el referente del sector en un argot convencional se conoce como ser el EPA (ser El Puto Amo del sector) y para llegar a mostrarte como tal tienes que estar a la altura, da igual el tamaño de tu empresa.

 

Retomando, Viñaoliva es una cooperativa de segundo grado que se encarga de llevar los productos de sus socios más allá de donde pueden llegar sus cooperativas de base. Se trata de una oportunidad para miles de agricultores porque de ella depende que sus explotaciones sean más sostenibles.

 

Al igual que una cooperativa, Viñaoliva tiene sus propias marcas de vino y aceite, ya que recolecta el fruto de todos sus socios para comercializarlo a nivel nacional e internacional. Pero si lo hacen bien, ¿por qué no lo comunican? Pues muy sencillo, por una razón muy simple: La falta de tiempo que coincide con el desconocimiento de las nuevas tecnologías y el avance de las aplicaciones sociales para usarlos como canal de comunicación.

 

¿Pero qué hizo Alberto, su gerente? contactó conmigo y me expuso su preocupación: Alberto, necesito contarle a mis socios qué es lo que hacemos para que entiendan cuáles son los pasos que damos y me sigan porque somos la gran desconocida para los agricultores.

 

Así que nos pusimos manos a la obra y diseñamos una estrategia de comunicación para que Viñaoliva se identifique como el EPA de las cooperativas y llegue a ser el referente del sector ante los ojos de los demás.

 

Particularmente, el ejemplo que más impacto visual ha tenido ha sido la creación de un cortometraje para dar a conocer un premio al mejor vino blanco. Zaleo Pardina en este caso.

 

El cortometraje se llama Buscando a Pardina y tiene como objetivo dar valor a una variedad de uva autóctona de Tierra de Barros con el fin de que sea reconocida y más solicitada por los consumidores.

 

 

 

 

Pero ¿cómo consiguió Viñaoliva ser el referente del sector? con la difusión y promoción paralela en medios de prensa. Antes de estrenar el cortometraje ante el público había que darle credibilidad, conseguir que todos los medios hablaran del acontecimiento y que llegara a oídos de instituciones, de ayuntamientos, de la hostelería y sobre todo de la competencia. Porque amigo, cuando a tu competencia le da cierto malestar elegante significa que lo estás haciendo muy, muy bien.

Y no sólo en la prensa escrita en formato papel o digital, también en la radio:

 

Como puedes apreciar, nada mejor que un contenido en prensa que acompañe a un buen contenido audiovisual emocional. Por supuesto que no sirve cualquier vídeo ya que este debe cumplir con una serie de objetivos de comunicación, tiene que emocionar, ser creativo y original y la imagen que debe transmitir tiene que ser profesional.

 

Y como sé que te va a hacer ilusión he preparado una clase magistral donde describo paso a paso todo lo que debes saber para que conozcan bien quién eres y qué haces. No es muy larga ni muy corta pero sí muy entretenida y cargada de buena información que espero que te sea muy útil. Sólo tienes que entrar aquí y darle al play >> https://bit.ly/3sKQ2VF

 

Si quieres tener un vídeo así, como el que acabas de ver, para tu proyecto o empresa puedes contactarme aquí:

 

 

También te puede interesar

Deja un comentario